En los últimos años la industria alimentaria nos ha metido a fuego que comer grasa es malísimo y que es importantísimo no comerla para tener un peso saludable. Pero no nos han hablado de lo perjudicial que son los azucares añadidos, que están presentes en un número espeluznante de alimentos, no afectan únicamente al incremento de peso y grasa visceral (altamente perjudicial) si no que afecta a otras áreas importantes para nuestra salud.

Tengo que decir que el consumo excesivo de grasas “malas” si es perjudicial para nuestro cuerpo, pero no todas las grasas son malas. Nuestro cuerpo requiere de un porcentaje de grasa corporal que la transformará en energía cuando lo requiera, la clave es saber cómo de saludable es ese porcentaje, cosas que únicamente lo podemos asegurar si nuestra ingesta de grasas son saludables.

Os suena el Omega3? Perfecto!!! Esta si es buena y tiene muchos beneficios como:

Mantener una correcta visión en condiciones normales

Contribuye al funcionamiento normal del corazón

Mantener el normal funcionamiento del cerebro

Contribuye a mantener normalizados los triglicéridos en la sangre

Contribuye a tener una tensión arterial normal

Como efectos negativos del consumo de azúcar para nuestra salud podemos destacar:

Aparición de diabetes tipo 2

Aumento del riesgo de sufrir muchos tipos de cáncer

Obesidad

Adicción al azúcar

Tengo que puntualizar que no todos los azucares son malos, los presentes en la fruta, por ejemplo, el cuerpo está preparado para metabolizarlos correctamente al ir acompañados de fibra y otros micronutrientes (cosa que no pasa si exprimimos la fruta y nos bebemos solo el zumo).

Ir incorporando buenos hábitos con pequeños cambios paso a paso es lo que nos va a hacer tener sobre todo una buena salud e ir por el buen camino, ente ellos saber escoger los tipos de grasas y reducir el consumo de azucares añadidos nos hará desde el primer momento sentirnos mejor a la vez que no dañaremos nuestro cuerpo, QUE SÓLO TENEMOS UNO!!!!

 

 [Foto https://unsplash.com/@courtmarie]