¿Quieres que el día se te haga menos pesado, que te cueste menos esfuerzo?

Lo que hagas cuando te levantas determinará como será tu día.

Aquí te explicaré unos errores que no debes cometer.

1º Dulces en el desayuno.

Un desayuno común suele incluir magdalenas, tostadas, gofres, galletas…. Todos estos alimentos están llenos de azucares, serán muy apetitosos pero rápidamente tu cuerpo reaccionará a esa subida de azúcar brutal y la bajará drásticamente, con lo cual volverás a tener hambre en poco tiempo, te sentirás cansado y tu irritación subirá exponencialmente.

2º Cafés cargados de calorías y azúcar

Si eres de los que ni siquiera tomas nada al levantarte y luego coges un café para llevar o uno de máquina, etc… te tengo que decir que no es una buena idea. Esos cafés no suelen saber demasiado bien solos, con lo cual, añadimos bastante azúcar (mira el 1º error) o se les añade algún componente para que esté más dulce tipo capuchino, crema o similares, (mira el 1º error) con lo cual además vienen con demasiadas calorías.

3º No activar el cuerpo

Me refiero al ejercicio. Si eres de los que entrenas por la tarde te recomiendo que pruebes a hacer un ejercicio por la mañana de vez en cuando. Y si eres de los que no hacen ejercicio ya sabes, es hora de que empieces. Poner en marcha el circuito sanguíneo por la mañana hará que tengas más energía durante todo el día, sin necesidad de tomar cafeína ya que generarás varias hormonas entre ellas endorfina y adrenalina.

4º No comer nada

El desayuno es la comida más importante del día y marcará cómo te sientes y que es lo que comerás durante ese día. Si no estás acostumbrado no pasa nada, cálzate unas zapatillas, hidrátate, haz un poco de ejercicio suave y luego desayuna. Estudios demuestran que este método es una buena opción para mantener o controlar el peso, siempre como no, supervisado por un profesional.

 

 

 [Foto de Lost Co  en Unsplash]