En su vida diaria, su organismo puede estar expuesto a todo tipo de toxinas.

Mantener su salud digestiva puede ayudar a su cuerpo a neutralizar y eliminar las toxinas de su sistema.

Apoyar la capacidad de su cuerpo para absorber nutrientes y eliminar toxinas de forma sana, favorece en procesos como el control de peso y en la mejora general de su estado de salud.

La salud digestiva puede afectar otras áreas de nuestra salud de maneras que nunca imaginaríamos: el peso, la energía, la piel, el sistema inmunitario...

Es de vital importancia comprender el nexo entre el sistema digestivo y el bienestar general del organismo.

La mayoría de las personas ha experimentado algún problema digestivo en algún momento de sus vidas. Muchas dietas modernas carecen de nutrientes suficientes (como la fibra) para obtener una buena salud digestiva.

La fibra es esencial para el control de peso y la salud intestinal, pero la mayoría de las personas apenas consumen la mitad de la ingesta diaria recomendada de fibra en la dieta.

Nos duchamos por fuera todos los días, pero raramente pensamos en “ducharnos por dentro”, es decir, limpiar y desintoxicar nuestro organismo.

Y en esta importante tarea nos será de gran ayuda la Nutrición Celular...

Las células son el motor de todo lo que hacemos: crecer, respirar, movernos, pensar...

La Nutrición Celular ayuda a proteger sus células contra los efectos dañinos del estrés, la contaminación ambiental y las toxinas.

La importancia de la fibra

Cuando nuestras madres nos decían que comiéramos frutas y verduras, tenían mucha razón. 

Estos alimentos son parte esencial de nuestra dieta al proporcionarnos una amplia gama de vitaminas y minerales que cumplen variadas funciones importantes en el organismo. Y un gran aporte de fibra que no  solamente ayuda a prevenir el estreñimiento, sino que también reduce el riesgo de desarrollar otros problemas: hemorroides, diverticulosis, hipercolesterolemia, problemas de colon, diabetes, obesidad...

A pesar de que la mayoría de las personas son conscientes de que la fibra fomenta el buen funcionamiento del tracto intestinal y que podemos encontrarla  en frutas y verdura, muchísimas personas, siguen teniendo una ingesta deficiente de dichos alimentos.

Una dieta con alto contenido de fibra es un punto a tener en cuenta para aquellas personas que deseen controlar su peso.

Las frutas, verduras y granos integrales que son  grandes  fuentes de fibra, contienen menos calorías por ración que los alimentos con mucha grasa y azúcar.

Asimismo, cuando tomamos  fibra los alimentos se mantienen más tiempo en el estómago y absorben agua, dando así mayor sensación de saciedad.

[Foto de Olenka Kotyk en Unsplash]