Vamos a decir que casi todo el mundo que se preocupa por verse mejor, más saludable, mejor tipo, menos cintura, etc… realizan ejercicio. Quieren ver resultados a todas esas horas de esfuerzo lo antes posible en esos inmensos espejos de los gimnasios o en el de su casa.

Es lógico, todo esfuerzo merece y tiene que tener recompensa.

Pero si algo he aprendido en este tiempo es que tener un estilo de vida saludable y activo es lento, a veces más de lo que alguno quiere. ¿Qué pensarías si te dijera que la belleza real y como de saludable es nuestro cuerpo está debajo de la piel?

Creo que los cambios internos positivos en el cuerpo superan con creces los cambios que vemos en el exterior. Son innumerables los beneficios para nuestra salud, aunque en artículos sucesivos los detallaré.

Cualquier persona que esté correctamente informado, sabe que para conseguir unos objetivos de bienestar es imprescindible ser activos, es decir, realizar ejercicio habitualmente, pero más si cabe, cuidarnos por dentro. Tener una buena nutrición es fundamental para conseguir que nuestro cuerpo funcione correctamente y podamos mejorar el rendimiento en nuestro ejercicio diario.

Cualquier ejercicio vale, te recomiendo el que más te guste, siempre que sea de una duración e intensidad suficiente y acorde a tu forma física y tus objetivos, claro. Pero hagámoslo fácil, divertido, ¿el objetivo no es el bienestar? Pues elije un deporte que te sientas a gusto, que te lo pases bien, que disfrutes haciendo, que más adelante cuando te haya enganchado y sientas los beneficios podrás pasar al siguiente nivel. Y aquí es cuando disfrutas sufriendo un poquito, exigiéndote más, porque has sentido y ves los beneficios y los resultados.

En los siguientes artículos hablaremos  de los beneficios del deporte para Tu bienestar.

[Foto de Warren Wong en Unsplash]